Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

 iOSMac | 04/12/2016

Scroll to top

Top

2 Comments

Estabilidad en iOS y OS X: quien mucho abarca poco aprieta

Estabilidad en iOS y OS X: quien mucho abarca poco aprieta
Martin Orosco

Los productos Apple se basan en dos pilares fundamentales: el cuidado por la estética de sus productos y la ventaja que supone la integración del hardware y el software producidos por la misma compañía. Esto es así desde que pusieron a la venta el Apple II, en 1977, hasta nuestros tiempos. El creador de la idea de estas bases sobre las que se apoya la empresa de Cupertino ha sido, cuándo no, Steve Jobs, su visión de dispositivos útiles y bellos al mismo tiempo es indiscutiblemente acertada y es lo que ha forjado la imagen y el éxito de Apple. De hecho es el latiguillo, leitmotiv, frase distintiva o como queramos llamarlo de los usuarios de la compañía de la manzana mordida, desde el que usa un Macintosh al que hace lo propio con un iPhone, iPad o iPod.

Y estas dos cosas a lo largo de muchos años han sido absolutamente ciertas e incontrastables. El discurso en lo que se refiere a la parte estética de los distintos dispositivos no ha cambiado en el tiempo: los productos Apple siguen teniendo un diseño exquisito y, sin duda alguna, marcan tendencia. Todos sus dispositivos están cuidados estéticamente hasta en el más mínimo detalle, y esto es algo que los usuarios agradecemos.

estabilidad_Mac

Steve Jobs presentando la segunda versión del iMac. Apple siempre nos da dispositivos estéticamente intachables.

 

Los problemas que están apareciendo en los últimos años son los referidos a los sistemas operativos, tanto de Mac como de dispositivos iOS; y no son casuales ni obedecen a un descuido por parte de la empresa. Apple se manejó durante la mayor parte de su historia con un público reducido, un nicho de mercado con una cantidad contenida de usuarios. La llegada, primero, del iPod y luego, del iPhone cambiaron radicalmente la compañía, que en cuestión de poco más de una década (partiendo del retorno de Jobs en 1996) pasó de estar al borde de la quiebra a ser una de las empresas de mayor valor en el mundo. El éxito de estos productos provocó que una importante cantidad de personas se acercara a otros producidos por la compañía y hoy no es difícil imaginar a alguien que posea un iPhone, un iPad y un Macintosh.

TE RECOMENDAMOS:   Google Translate mejora sus traducciones con redes neuronales

Hay una avalancha de usuarios que no consumen, necesariamente, el último dispositivo fabricado, no por nada el mercado del usado Apple es uno de los más florecientes y, efectivamente, los productos “Diseñados en California” conservan extraordinariamente su valor en el tiempo. Todo esto hace que haya un enorme y heterogéneo número de aparatos en circulación a lo que se suma una política de Apple, en lo que respecta a los ordenadores, poco homogénea; de hecho conviven entre los dispositivos en producción muchos tipos de procesadores de distintas generaciones, memorias, placas de vídeo, etc., que hacen que sea poco factible la tan valorada sinergia entre el hardware y el software, por el simple hecho de que el software sigue siendo uno pero hardware hay de muchos tipos. Entonces encontramos para OS X un cúmulo de problemas generados por esta política, como decíamos, poco homogénea por parte de la compañía.

Estabilidad_Mac_iPhone_iPad

Hoy conviven muchos dispositivos de distintas generaciones que tuvieron un soft pensado específicamente para ellos.

 

Estabilidad en iOS y OS X, se está perdiendo uno de los pilares que hicieron grande a Apple: la maravillosa integración de hardware y software

A esto debemos sumarle esta idea de hacer retrocompatible el soft con el hardware ya superado; esto, sin lugar a dudas, va en detrimento de la estabilidad del sistema. Entiendo que es un movimiento loable, aunque con una pizca de marketing (apartando a Apple de la tan temida obsolescencia programada), pero hay una cosa que me queda clara: un Macintosh de 2008/2009 va a funcionar mejor con un OS X 10.6.8 Snow Leopard que con El Capitan, y es que el soft pensado para esos Macs era justamente el Snow Leopard. Con este empecinamiento en hacer compatible los últimos sistemas operativos con dispositivos con muchos años a cuestas han conseguido sólo dos cosas: primero, que los ordenadores en cuestión corran un sistema operativo capado, que vuelve más lento el sistema y segundo, no enfocarse sólo en ordenadores de última generación para desarrollar los nuevos OS X. Como resultado, los sistemas empiezan a hacer “agua” prácticamente desde el primer minuto hasta que sale la última versión corregida un año después. Han intentado abarcar demasiado.

estabilidad_iPhone

Es muy difícil hacer un sistema operativo que funcione bien en dispositivos con hardware tan distinto.

 

TE RECOMENDAMOS:   macOS Sierra confirma nuevos conectores USB con velocidad de 10GB/s

Una cosa análoga ocurre con los dispositivos móviles, se intenta seguir metiendo en la ecuación iOS-terminal a aquellos que ya no están a la altura. ¿Cómo? Igual que con los ordenadores, se le cercenan funciones y dejan el teléfono que da pena. ¿O alguien duda que el iPhone 4s funciona mejor con iOS 6 o, al máximo 7, que con iOS 9? El intentar ampliar la base (que ya es de muchos millones) perjudica un desarrollo limpio para terminales de última generación. Sé que es un discurso antipático pero seguir actualizando el sistema operativo de los iPhones de hace varios años no tiene ningún sentido práctico y en definitiva va en detrimento del usuario, que se encuentra con un dispositivo que ante cada actualización va más lento.

Por otra parte, el desarrollo de un sistema operativo exclusivo para los iPads viene pidiendo ser tenido en consideración desde hace tiempo. Recién con iOS 9, Apple comenzó a diferenciar la versión para el iPad de aquella para iPhone; por ende, también quisieron abarcar más de lo que se podía en lugar de pensar soluciones que ahora implementan por necesidades relacionadas con la “crisis” de las tabletas.

estabilidad_iPad

Tal vez el impulso que necesite el iPad esté en crear un sistema que sea híbrido entre iOS y OS X.

 

En conclusión, se está perdiendo aquello con lo que quienes usamos dispositivos Apple nos llenamos la boca: la perfecta integración software-hardware. Una unión que genere estabilidad en el sistema operativo. Esperemos que se retorne a la senda que tantas satisfacciones nos dio, porque nadie quiere que iOS y OS X se vuelvan como los viejos Windows.

  • Isma y Javi

    Nos sentimos bastante identificados con todo aquello que argumentas en esta entrada.
    Hace un año que dejamos el mundo Apple y estuvimos con un sobremesa Dell y dos smartphones Android.
    Pese a lo bonito de todos los comienzos, poco después de un año hemos vuelto a migrar a Apple. Dos iPhone 6 y un MacBook Pro.

    Nosotros, de momento, nos quedamos. Si bien es cierto que con las subidas generalizadas de todos los dispositivos, quizá tengamos que plantearnos eso de que “quizá es imposible estar a la última en cuanto al mundo Apple se refiere a no ser que puedas económicamente o que quieras estar pagando préstamos al consumo cada 2 por 3”.

    • Bueno, estáis absolutamente en lo cierto, quién prueba el mundo Apple difícilmente pueda volver hacia atrás. Yo estoy en esto desde hace muchísimos años. 😉 Respecto a los precios, se conjugan dos cosas, Apple que siempre se ha caracterizado por hacer pagar sus productos a precio oro y por otro lado el cambio euro/dólar que ha variado significativamente y para estas cosas nos perjudica (amén de los 50 eurillos de más que siempre nos hacen pagar en Europa).