Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

 iOSMac | 04/12/2016

Scroll to top

Top

One Comment

iMac: un breve repaso por su historia

iMac: un breve repaso por su historia
Martin Orosco

Es ese oscuro objeto del deseo, por años el iMac ha representado el símbolo de lo que debe ser un ordenador: potente y cautivante a la vista.

Detrás de esta idea está, cuando no, el alma mater de la compañía de la manzana mordida: Steve Jobs. Pero la historia de este símbolo de los de Cupertino no se remonta al año del lanzamiento del ordenador, en 1998, tenemos que ir aún más atrás en el tiempo. ¿El año? 1983, ¿el ordenador? el Apple Lisa. Fue el primer all-in-one de la historia de la compañía.

Lisa

Apple Lisa, un all-in-one con el primer mouse de Apple

Pero seguramente el más famoso de los “ancestros” del iMac obviamente es el Macintosh original, que viera la luz en el año 1984. Seguramente ese pequeño ordenador fue el que abrió el camino de lo que es la informática como la conocemos hoy. La esencia del Mac original, la del todo en uno, es la que persiste hoy en día con la línea de iMacs.

La visión de Jobs está allí, detrás de estos dos ordenadores y también en haber sabido como se iban a conformar las necesidades de los usuarios en el futuro. Como sabemos, en un primer momento, estos dispositivos no tuvieron el éxito que probablemente merecían, siendo éste uno de los motivos por el cual Jobs tuvo que dejar la empresa. Como dice el dicho: nadie es profeta en su tierra.

Mac

El Macintosh. Jobs estaba tan orgulloso que las firmas de quienes lo crearon están en el interior del ordenador.

Años más tarde, cuando lo convocaron para salvar el barco que se estaba hundiendo Jobs dio importancia capital a volver a la idea del all-in-one y utilizando los diseños de Jony Ive presentó en 1998 la continuación de su visión, 14 años más tarde.

 

¿Por qué la “i” en los nuevos Mac?

Los motivos, evidentemente son de marketing, en la presentación del iMac, Steve Jobs quiso aclarar el por qué de esta “i”. Según el mítico cofundador de Apple la “i” estaba por: internet, individual, instrucción, información e inspiración.

TE RECOMENDAMOS:   USB-C: el conector que intenta estandarizarse

Es evidente que el estrepitoso éxito de este primer iMac condicionó los futuros nombres de los dispositivos y servicios que se presentaron sucesivamente. Y esta “i” se convirtió en un símbolo de la compañía de Cupertino.

Dentro de la historia del iMac encontramos el original y luego 4 grandes cambios estéticos, casi todos ligados al tipo de procesador elegido (aunque hay algunas excepciones), es así como cada salto generacional del procesador venía de la mano con un cambio radical en el diseño.

 

iMac G3

iMac G3

El azul Bondi, característico de la primera generación del iMac.

Los iMacs desde el año 1998 al 2001 supusieron una revolución en la historia de la informática. Con un diseño redondeado, en plástico, envolviendo su monitor de 15” CRT y con la parte posterior semi transparente en el color azul Bondi (similar al turquesa). Posteriormente y en vista del éxito alcanzado por el ordenador, Apple presentó otras cinco variantes de color inspiradas en frutas: Strawberry (rojo), Blueberry (azul), Lime (verde), Grape (violeta) y Tangerine (naranja). En sucesivas generaciones del producto fueron introduciendo distintos colores y tonalidades, las más bizarras son las Blue Dalmatian y Flower Power.

flower power y blue dalmatian

Flower Power y Blue Dalmatian, seguramente ideales para los más excéntricos.

El procesador asociado a estos primeros iMacs fue el PowerPC G3, que a lo largo de los años de producción del ordenador fue cambiando, con velocidades cada vez más elevadas. El ordenador venía con un novedoso teclado (con puertos USB a sus costados) y un mouse redondo muy llamativo pero poco útil. Fue el primer ordenador de Apple sin unidad de disco flexible y con puertos USB. El éxito de este iMac es el motivo por el cual hoy existe la compañía.

 

iMac G4

iMac_G4

El iMac G4 aun es recordado por su hermoso diseño.

El primer cambio estético que se dio fue en sincronía con el del tipo de procesador, del G3 al G4. Este nuevo iMac llegó en el año 2002. Llamado cariñosamente lámpara o girasol, se componía de una semi circunferencia con un brazo que salía del centro de la misma y que podía girar prácticamente en todas las direcciones. En el extremo un monitor LCD (toda una novedad para esa época) de 15″, 17″ y hasta de 20”. El color era blanco y no hubo variantes de ningún tipo. El teclado y el mouse cambiaron para esta generación del iMac.

TE RECOMENDAMOS:   Cinco años sin Steve Jobs...

Si bien no duró muchísimos años a la venta, tal vez se trata de uno de los ordenadores más famosos de Apple.

 

iMac G5, posteriormente con procesador Intel

iMac G5

El segundo cambio vino de la mano de los procesadores G5. Pasando a convertirse en un bloque de 5 centímetros de espesor con cobertura en plástico blanco, un pie en aluminio y toda la electrónica del dispositivo en la parte trasera del mismo. Los discos se insertaban verticalmente desde el lado derecho del ordenador. Los tamaños de pantalla eran de 17″, 20″ y, posteriormente, de 24”. Este iMac comenzó a comercializarse en el año 2004 y hasta el 2005 con procesadores G5. En el año 2006, con la misma configuración estética y a partir de una alianza que Apple estableció con Intel, se pasó de los procesadores PowerPC a los x86. Los primeros fueron Intel Core Duo (de dos núcleos). La utilización de estos procesadores supuso un cambio importante ya que a partir de este momento en un Mac también se podrá instalar Windows. Es bueno señalar que esta posibilidad nunca fue bloqueada por los de Cupertino.

 

iMac de Aluminio

imac aluminio

Aluminio y cada vez menos cables

El tercer cambio se produjo en el año 2007 con la introducción del aluminio al dispositivo, de hecho todo el marco del ordenador era de este metal, con la parte trasera en plástico negro opaco. Esta configuración estética va a permanecer hasta el año 2009 cuando se pasará a hacer el ordenador en un cuerpo único de aluminio (unibody). El diseño del iMac va a sufrir leves cambios pero manteniéndose muy similar a su antecesor, salvo por dos motivos: los tamaños de pantalla van a pasar a ser, como en la actualidad, de 21,5″ y 27”, y la proporción de la misma dejará de ser 16:10 para transformarse en la más “cinematográfica” 16:9. En cuanto a los procesadores, luego de pasar por los Intel Core 2 Duo, llegarán los primeros Core i3, i5 e i7. Por otro lado llegarán las primeras generaciones del Magic Mouse y del teclado inalámbrico.

TE RECOMENDAMOS:   Microsoft presenta la Surface Studio, el iMac táctil con Windows

 

iMac ultra delgado y 5K

iMac-5K

iMac 5K: un diseño extremadamente fino en los bordes y una pantalla espectacular

En el 2012 llegará el cuarto y, hasta el momento, último cambio estético importante del ordenador. Se vuelve muy fino en los bordes con una comba en la parte posterior. Así, según desde donde se lo mire, parece un ordenador de 5 mm de espesor. Desaparece la unidad óptica mostrando el camino que se va a seguir, con redes Wi-Fi cada vez más potentes y en un mundo tecnológico cada día menos dependiente de los formatos físicos. Desde el lado del hardware se asientan los procesadores Intel (Core i5 e i7). Y aparece el Fusion Drive que es una mezcla de disco convencional con un SSD. Llegan también los puertos USB 3.0. En el año 2014 se introduce la pantalla Retina 5K (5120×2880) en los iMac de 27”, siendo el primer y único ordenador all-in-one, hasta el día de la fecha, con una pantalla de esta resolución. En el 2015 la pantalla Retina también llegó al pequeño de la familia, esta vez con una resolución 4K (4096×2304).

Y hasta aquí la breve reseña de un ordenador que hizo y hace historia, han habido a lo largo de los años innovaciones que han visto la luz con este dispositivo: los primeros AirPort, los puertos FireWire 400 y 800, el Thunderbolt y el Thunderbolt 2, el mencionado Fusion Drive, y un largo etcétera.

Yo, como muchos otros de mi generación, tengo una relación particular con el iMac, lo he visto nacer, desarrollarse, crecer y multiplicarse. Es parte de mi familia y lo amo como tal. Por otra parte ya no es tan difícil entrar a una casa y ver a uno de estos adorables ordenadores formando parte de la decoración de la habitación y de la familia. Como seguramente lo quiso el querido tío Steve.

Sólo nos queda esperar para ver qué nuevo compañero de trabajo y diversión nos tocará tener en el futuro. Francamente no veo la hora de que acontezca.