Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

 iOSMac | 09/12/2016

Scroll to top

Top

No Comments

Vanity Fair entrevista a Jony Ive, el diseñador de Apple

Vanity Fair entrevista a Jony Ive, el diseñador de Apple
Antonio Expósito

Jony Ive, el actual vicepresidente senior de diseño de Apple, parecía avergonzado cuando el editor de la revista Vanity Fair, Graydon Carter, comenzó su entrevista llamándolo “el mejor diseñador industrial que hay en el mundo en este momento”.

Jony Ive explica cómo su equipo se organiza para ofrecer lo mejor al cliente

El gurú del diseño de Apple, que aparece en la imagen de este post, cerró los ojos, se frotó la cabeza, echó un vistazo y fue respondiendo a las preguntas que el entrevistador le realizó durante 25 minutos.

Ive, cuya entrevista con Carter del año pasado se recuerda mucho debido a los avances que dio antes de la Keynote, regresará a los escenarios durante la FV de este año en San Francisco. Ive se unirá a otros intelectuales y a iconos culturales, entre ellos su compañero de trabajo de Apple Music el innovador Jimmy Iovine. Las entradas para el evento de este año cuestan 5500 dólares, por lo que aquellos compradores que lo deseen, deberían ir reservando ya su lugar.

En el evento del año pasado, destacó el diseño de algunos de los productos de Apple como el iPhone 6, el MacBook Pro  y más recientemente el Apple Watch. Todos estos productos tienen una justificación según Ive: “Nos reunimos religiosamente, como un equipo, tres o cuatro veces a la semana. Vamos y hacemos lo que hace un equipo normal”. Ive también describió el diseño industrial como un servicio donde la función y la forma no pueden ser divididas: “Tenemos muy en cuenta el diseño ya que todo está hecho completamente en armonía”, dijo.

TE RECOMENDAMOS:   Apple capta más del 100% de los beneficios del mercado de smartphones

Describió haber visto una batidora en la cocina de la familia cuando era niño y, aunque no estaba interesado en cuestiones culinarias, vio su diseño como “dolorosamente bonito”. También admitió que durante sus días de escuela de arte en los años 80 era muy difícil para él usar los ordenadores para diseñar hasta que, hacia el final de la carrera, pudo utilizar por primera vez un Mac. A partir de allí lo único que podía pensar era en el equipo de personas que habían detrás del maravilloso ordenador y luchó por estar allí, donde hoy lo encontramos.