Apple Podcasts

En la actualidad, la plataforma de Podcasts propia de Apple (hasta ahora integrada en iTunes), ha resultado ser una de las más utilizadas por parte de los usuarios. Y es que, siendo sinceros si tenemos en cuenta que se encuentra integrada correctamente dentro de todo su amplio ecosistema de dispositivos, lo cierto es que resulta muy cómoda para todos. Cada día, hay muchísima gente que la utiliza, y justamente parece que es esto de lo que Apple quiere sacar partido.

Para ello, tal y como se rumoreaba desde hace ya bastantes meses, al igual que está haciendo con sus producciones propias para Apple TV+, cabe la posibilidad de que los de Cupertino también piensen en crear sus propios podcasts y ponerlos a disposición de los usuarios a través de su propia plataforma, algo que cada vez toma más fuerza teniendo en cuenta que recientemente han fichado a una destacada productora de National Geographic.

Apple empieza a contratar personal para producir sus propios podcasts

Según hemos podido conocer, recientemente se habría producido por parte de Apple el fichaje de Emily Ochsenschlager, conocida por ser la subdirectora de producción de podcasts para el prestigioso National Geographic, y anteriormente por ser una de las productoras de NPS.

Por el momento, no queda del todo claro cuál será su función dentro de la empresa ni si Apple decidirá o no contratar a más empleados, pero sin duda alguna deja bastante abierta la pista de que querría producir su propio contenido en cuanto a lo que podcasts se refiere, aunque sí que es cierto que públicamente no han aclarado nada aún, como es lógico.

Sin embargo, en este caso si damos una vuelta por la competencia, podemos ver como Spotify, el mayor rival de Apple Music, sí que se encarga de producir sus propios podcasts, disponibles únicamente a través de su servicio, por lo que en este caso puede que tenga todo el sentido que veamos un movimiento así por parte de los de la manzana mordida. Ahora bien, lo cierto es que lamentablemente lo más probable es que esta clase de contenidos queden disponibles únicamente en inglés, teniendo en cuenta la dificultad que supondría su traducción a diversos idiomas.