Más allá de que tenga detractores o fans, está claro que iPhone es la marca más conocida y potente de smartphones. Muchísima gente tiene un iPhone y, aunque es un producto con un diseño muy cuidado y precioso, muchos quieren darle un toque personal. Aportar un toque decorativo que haga que su iPhone sea realmente único y diferente al resto.

Vamos a sugerir dos maneras con la que puedes aportar este detalle y decorar tu iPhone, por un coste muy pequeño.

Adhesivos customizados

Una opción es colocar algún adhesivo o pegatina en la parte trasera del iPhone, sobre la carcasa (sin tapar la manzana, ¡por supuesto!). Puedes crear tus propios vinilos personalizados y así seguro que tendrás una decoración personal que nadie más va a tener. Tienes más información en la web de vinilos de Stickerapp.

Puedes optar por subir una imagen, crear un collage, o simplemente escribir un texto (nombres, una fecha, etc).

Fundas de móvil personalizadas

Otra opción más avanzada sería crear una funda de iPhone personalizada. La ventaja de esta opción sobre los adhesivos es que las fundas son de “quita y pon”, evitando el peligro que tienen las pegatinas de poder dejar marcas o restos en la superficie de la carcasa. Aún tienen otra ventaja más: protegen el móvil de posibles arañazos y pequeñas caídas. Así, además de tener tu iPhone decorado, lo tendrás protegido. Dos en uno.

Hay sitios web, como la sección de fundas de Regalos Personales, donde puedes personalizar fundas para iPhone (y otras marcas) con cualquier foto o diseño a todo color. Así, puedes optar por fotos personales, o por una imagen de tu banda musical preferida o película favorita. Son de silicona transparente flexibles, para amortiguar mejor las caídas.

En iOSMac:   Synology presenta Active Backup for Bussiness

Podemos concluir que tanto con los vinilos como con las fundas flexibles que hemos mencionado, puedes decorar tu iPhone totalmente a tu gusto, y tener un móvil que nadie va a tener en todo el mundo. Te puedes asegurar de ello si usas una foto personal, con amigos, de tus hijos o sobrinos, etc. Esta opción es la que menos recomendamos, pues en caso de pérdida o sustracción del iPhone (a todos nos puede pasar), podría haber otra persona con tu móvil viendo fotos personales, y quizás eso no nos haga mucha gracia.

Sin duda es mucho más elegante (y con menos riesgos) la opción de crear un diseño no tan íntimo, pero siendo igualmente un reflejo de nuestros gustos personales. Si queremos algo personal relacionado con amigos o familia, siempre podemos usar nombres, siglas, fechas, etc. Datos que nosotros entendemos pero que los demás no tienen porqué comprender a la primera.

Y si queremos estampar un diseño que nos guste, podemos usar cualquier imagen: un diseño de nuestro videojuego preferido, el logo de nuestra banda musical favorita, el cartel de una película que adoremos, etc.

Puede haber más opciones para decorar un iPhone o MacBook, pero hemos seleccionado las dos que más nos han gustado, sobre todo por ese aspecto de total personalización y customización. ¿Qué os parecen las ideas?