Google ha anunciado recientemente que lanzará en China un motor de búsqueda, pero censurado, es decir que sea compatible con las leyes de ese país, las cuales son muy exigentes y estrictas.

Sin embargo, dicha iniciativa ha generado rechazo en muchas organizaciones, quienes le exigieron a Google que detenga ese lanzamiento.

Es importante mencionar, que Google lleva ausente de China 8 años, debido a que no estaban de acuerdo en censurar resultados y este regreso, sería un relanzamiento para ellos en ese país y ha generado confusión su cambio de opinión.

Organizaciones de derechos humanos rechazan la acción de Google

Un total de 14 organizaciones se han manifestado directamente a Sundar Pichai, quien es el director general de Google, para hacerle saber el descontento que esto ha generado a través de una carta abierta.

En esa carta, señalan que todo esto sería una “capitulación alarmante de Google sobre los derechos humanos” y añaden, “uno de los regímenes de censura y vigilancia de Internet más represivos del mundo”.

La carta también indica que: “Tal como está, Google corre el riesgo de convertirse en cómplice de la represión del gobierno chino de la libertad de expresión y otros derechos humanos en China”.

Y concluye con: “Google debe prestar atención a las preocupaciones planteadas por los grupos de derechos humanos y sus propios empleados y abstenerse de ofrecer servicios de búsqueda censurados en China”.

De igual manera, exigen que: no sigan los planes de lanzar ese motor de búsqueda, que describan qué están haciendo para “salvaguardar contra las violaciones de los derechos humanos” y que garanticen protección para todos los denunciantes internos.

En iOSMac:   El móvil plegable de Samsung llegará en el primer semestre de 2019

Entre esas organizaciones que se manifestaron en la carta, encontramos a Human Rights Watch, Amnistía Internacional y PEN International, todas son organizaciones que defienden los derechos humanos.

Al respecto, se conoce que el proyecto se llamará “Dragonfly” (Libélula) nombre en código y podría ser de la forma de una aplicación de Android. Todo esto se dio a conocer por The Intercept,  debido a que tuvieron acceso a unos documentos que se filtraron.

Fuente: Business Insider