El nuevo MacBook Pro perderá el icónico sonido de arranque de Apple

0

Síguenos por #Telegram

Con el nuevo MacBook Pro desaparecerán, junto con las teclas físicas de función, las “campanas” de arranque tradicionales de Apple. ¿Quien no recuerda la primera vez que escuchó el sonido cuando se encendía un Mac?. Yo, sin duda alguna, perfectamente. 1998, sala de ordenadores de la universidad, al encender una de esas pequeñas joyas del diseño que fueron, son y serán los iMac G3.

¿Te parece bien que Apple abandone su icónico sonido de encendido?

Cargando ... Cargando ...

Con el nuevo MacBook Pro 2016, no solo desaparecen las tradicionales teclas de función, también el característico sonido de arranque, en Do Mayor, de Apple

Generación tras generación, ordenador tras ordenador, las campanas en Do Mayor siempre nos han acompañado al arrancar uno de los productos de Apple desde que el ingeniero de software, Marcos Lentczner lo incorporase al sistema de los Macintosh II en el año 1987. Junto con los iconos de Susan Kare y el puntero del ratón, que facilitaron el uso de los ordenadores para el común de los mortales, si algo ha caracterizado a los portátiles y sobremesas de Apple, desde hace más de tres décadas, ha sido el sonido de arranque.

El sonido original fue revisado posteriormente por Jim Reekes, ingeniero de software senior de Apple durante la década de 1990. Las campanas se han ido adaptando al paso del tiempo, con nuevos tonos y nuevas instrumentaciones, pero sin perder la esencia inicial creada por Marcos Lentczner.

 

 

Marcos Lentczner incorporó al sistema de los Macintosh II en el año 1987 el tradicional sonido de inicio de Apple

Pero para los de Cupertino, 30 años de historia parecen pasar factura y con los nuevos productos de Apple, las campanas parece que ya no tienen razón de ser. Sin embargo debemos tener en cuenta que el sonido de arranque no fue algo injustificado. Cierto es, que a algunos nos produce cierta nostalgia y pena, la perdida del sonido de inicio de Apple, pero es que además con él, sabíamos que el sistema había pasado satisfactoriamente los diagnósticos realizados por el propio ordenador a la hora de arrancar. De hecho, si el diagnóstico no era satisfactorio, el sonido era otro muy distinto y preocupante.

En iOSMac:   ¿Cómo forzar el reinicio de los Mac M1?

 

 

Incluso Wall-E, ese pequeño robot que limpiaba nuestro planeta tierra, en la película homónima de Pixar, mientras los humanos “disfrutábamos” de una vida más placentera en el espacio, cuando tenía el 100% de sus baterías solares cargadas, emitía el icónico sonido de campanas de Apple. Probablemente un guiño de los de Pixar a Apple, a Steve Jobs y a Jonathan Ive, quien participó en el diseño de EVA.

 

 

Entonces, ¿por qué abandonar el sonido de arranque?

Según Apple los ordenadores ya no se encienden como hace 20 años. Los nuevos portátiles se arrancan desenchufados. No en vano, los de Cupertino siempre han apostado por la ultraportabilidad y por la ausencia de cables. Por ello es importante guardar la energía de las baterías para el uso del ordenador, y por lo tanto, no “malgastarla” en pruebas de diagnóstico que podremos realizar a posteriori.

Además, de este modo, tenemos un inicio de sesión silencioso, pudiendo encender el ordenador en sitios públicos, como bibliotecas, trenes o aviones, sin necesidad de molestar a los demás usuarios.

Pero si eres un acérrimo seguidor de Apple, vas a adquirir un MacBook Pro y miras con añoranza el inicio de sesión de tu anterior ordenador, no te preocupes. La solución existe. Basta con teclear unas líneas de código en nuestro terminal, y volveremos a disfrutar del tradicional sonido de Apple cuando encendamos nuestro nuevo MacBook Pro.

La pregunta es, ¿abandonará también Apple el sonido de inicio de sesión en la futura revisión de sus iMac?. Si lo va a hacer en los nuevos MacBook Pro, lo lógico sería que también desapareciese en los iMac. La respuesta, en 2017.

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas.