Cada vez que sale un nuevo dispositivo tecnológico y el fabricante afirma que es resistente al agua, bajo determinadas condiciones, los usuarios tenemos ciertas reticencias a creer a las marcas. De hecho, solemos ser bastante cuidadosos a la hora de mojar nuestro último iPhone o Apple Watch ante el temor de que deje de funcionar. Pero, tenemos buenas noticias ya que dos submarinistas han encontrado un iPhone X en el fondo de un lago en Nottinghamshire, Inglaterra.

Pero la noticia no sería reseñable, si no fuese porque el iPhone X, tras dos días bajo el agua era plenamente funcional. El smartphone pertenecía a Brad Beech, un trabajador de un parque de deportes acuáticos en Nottinghamshire. Lo más curioso es que los submarinistas, Warren Palmer y Anthony Hanstock, que localizaron el dispositivo, al apretar el botón del iPhone, la pantalla se encendió y tenía una llamada perdida del abuelo.

El iPhone X cuenta con una protección IP67 que permite sumergirlo a 1 metro durante 30 minutos

Cuando se presentó el iPhone X se le otorgo una impermeabilización IP67. Muchas veces hemos oido hablar de estos indices de impermeabilización, pero a lo mejor nunca nos hemos parado a pensar en su significado. En el caso del iPhone X, el primer dígito, el 6 hace referencia a la protección ante el polvo. En este caso es el mayor nivel que se puede otorgar y por tanto el polvo no entrará bajo ninguna circunstancia en nuestro dispositivo.

En iOSMac:   La pantalla del iPhone 11 Pro es la mejor del mercado, según DisplayMate

iPhone X en el fondo de un lago

Por su parte el segundo dígito, el 7, hace referencia a la protección frente a los líquidos, en concreto, frente al agua. Con esta certificación el iPhone X debería soportar sin filtración alguna la inmersión completa a 1 metro durante 30 minutos. Por encima del 7 sólo quedan dos niveles más, el 8 y el 9K. Pero la protección IP67 ha demostrado ser superior en el caso del iPhone ya que el iPhone X de Brad Beech estuvo más de 30 minutos, en concreto 2 días, en el fondo del lago Long Eaton

Desde el Apple Watch Series 2 podemos realizar actividades acuáticas superficiales sin poner en riesgo la integridad de nuestro reloj

Por lo tanto a partir de ahora os podréis bañar o ir a la piscina con vuestro iPhone, Apple Watch o AirPods sin temor a que dejen de funcionar por un descuido con el agua. Y si hablamos del mar, pese a que el tema puede ser más peliagudo, ya que el salitre es altamente corrosivo, tampoco habría ningún problema, teniendo en cuenta que un Apple Watch funcionaba tras 6 meses en contacto con el agua del mar.

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas, o visita nuestro canal de YouTube.