En la actualidad, prácticamente no existe investigación criminal que pueda prescindir de los servicios de expertos en pericias sobre dispositivos electrónicos. Como objeto del crimen o por contener información potencialmente sensible para el caso, los teléfonos y tabletas pican en punta para peritos y profesionales de la criminalística. ¿Y el problema? La creciente tendencia en fabricantes de aplicar cada vez más medidas de seguridad en sus productos.

Según Forbes, el FBI habría descifrado ya al último de los iPhone, el 11 Pro Max…

Desde Snowden, Apple se ha convertido en el paladín de la privacidad. Primero endureciendo las contraseñas y luego incorporando tecnologías de desbloqueo mediante datos biométricos como el TouchID y el FaceID. Públicamente, la compañía se manifestó más de una vez en contra de toda intromisión por parte del Estado en la intimidad de los individuos. Sin embargo, esa postura condujo a los de Cupertino directamente al choque con fuerzas como el FBI.

Es por ello que vemos constantemente reclamos “públicos” por parte de dicho Organismo y hasta del propio Gobierno de los Estados Unidos en casos como el de Pensacola; pretenden que Apple abra la “puerta trasera” de sus sistemas operativos. Y la empresa, con Tim Cook a la cabeza, (por lo menos desde lo discursivo) se niega.

El FBI

La noticia, según Forbes, es que el FBI habría conseguido descifrar ya al último de los iPhone, el 11 Pro Max. En el marco de un allanamiento llevado a cabo en Ohio, personal del FBI se habría hecho con un teléfono móvil del acusado por diversos delitos. Y los peritos informáticos habrían conseguido ingresar al dispositivo sin ayuda de Apple.

El FBI habría utilizado “un derivado” de GrayKey, una herramienta USB de análisis forense…

Según el abogado defensor, las fuerzas no obligaron al acusado a desbloquear su iPhone con su rostro (lo que está prohibido para algunos jueces), ni a aportar la contraseña, sino que accedieron de alguna manera directamente a la información almacenada en él.

En iOSMac:   Nueva patente registrada plantea extender la pantalla del iPhone en el Mac

El FBI habría utilizado “un derivado” de GrayKey, una herramienta USB de análisis forense que -de alguna manera- consigue sortear los protocolos de seguridad de iOS y extraer datos. Esta especulación proviene de la propia orden de allanamiento, en donde se informa la existencia (no la efectividad) de dicha herramienta.

Con este panorama, llama la atención el reciente pedido de Trump para “desbloquear” los iPhone de Mohammed Saeed Alshamrani, el acusado de matar a tres personas y de herir a otras ocho en la base aeronaval de Pensacola, Florida. Se supone que “quien puede lo más, puede lo menos”, ¿o no?

Algunos especulan con que todo se trate de una “jugada” para llevar a Apple y su crifrado a los tribunales…

Según el propio Departamento de Justicia de los Estados Unidos, han agotado todas las opciones y necesitan de la colaboración de Apple. Empero algunos especulan con que todo se trate de una “jugada” por parte del Gobierno para llevar a los tribunales la discusión del cifrado de dispositivos y mensajes.

¿Quién dice la verdad? En juego están los usuarios y su privacidad, pero también la seguridad de muchos otros.

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas.