El impacto del iPhone 12
El impacto del iPhone 12

El lanzamiento de cada iPhone es siempre una novedad, y no solo por las características específicas del producto en sí. Incluso la versión 12 del iPhone presentada a mediados de mes no escapa a la regla. Un modelo que incluso antes de llegar al mercado parece haber ya dividido los ánimos por la elección de Apple de eliminar tanto el cargador , o mejor dicho, la fuente de alimentación y los auriculares . El motivo, reducir el impacto del iPhone 12 en el medio ambiente.

El impacto del iPhone 12 en el medio ambiente, los usuarios y Apple

En la base de la decisión, ha explicado la empresa, está la voluntad de reducir el impacto medioambiental del iPhone 12 eliminando dos accesorios que ahora sobran en los hogares de todos los usuarios. De esta forma, señaló durante la presentación oficial Lisa Jackson , vicepresidenta de Medio Ambiente, Política e Iniciativas Sociales, los iPhones saldrán de fábrica en un paquete que reduce en un 70% los volúmenes del empaquetado , con todo lo que esto conlleva. Nivel de logística: más o menos 2.000.000 de toneladas de emisiones de carbono ahorradas cada año. Lo que equivale a 450.000 coches menos circulando por las calles en el mismo período de tiempo.

Antes de entrar en el fondo, es necesario hacer una premisa, o más bien dos. La primera es que el iPhone 12 , (en todas las variantes, incluidos Mini , Pro y Pro Max ), no será el único producto de Apple que prescindirá del cargador y los auriculares . Incluso los iPhone SE , iPhone 11 y iPhone Xr más anticuados se venderán a partir de ahora sin los dos accesorios; en el paquete habrá básicamente solo el teléfono y el cable USB-C a Lightning.

¿Quién necesita otro cargador?

El otro aspecto a considerar se refiere al supuesto básico que podemos definir como “optimista” en el que se basan las afirmaciones de Apple: aquel según el cual nadie, entre los nuevos compradores de iPhone, necesitará una fuente de alimentación o un par de auriculares. La realidad, sabemos, será muy diferente, por toda una serie de razones objetivas. No es seguro que todos los nuevos compradores provengan de un iPhone, ni que tengan una fuente de alimentación con una toma USB Tipo C en casa para conectarse al cable USB-C a Lightning. Ni que estén equipadas con un adaptador Lightning para utilizar cualquier par de auriculares con jack de 3,5 mm.

En cuanto a los que lleguen de otro iPhone, se pueden esperar dos escenarios posibles. Los que lleguen de un iPhone 11 Pro, el único entre los viejos iPhones que esté equipado con una fuente de alimentación con entrada USB-Tipo C, y los que tengan Mac se rendirán. Lo más probable es que compre un cargador nuevo, a menos que desee tener una segunda unidad en casa o para llevarla de viaje.

En iOSMac:   Comparación de la Mac mini con chip A12Z

Aquellos que vengan de un iPhone más antiguo tendrán dos opciones. Pueden decidir si cargar su nuevo iPhone con el antiguo cargador de 5 Watt, o cambiar a la nueva fuente de alimentación USB-C de 20W. Con un coste de 25 euros, que por cierto también es más rápido y más eficiente. Lo mismo ocurre con los auriculares: quien venga de un iPhone de 7 en adelante se puede quedar con los EarPods antiguos. Los que tengan un modelo anterior tendrán que comprar un adaptador de Lightning a jack de 3,5 mm o un par de auriculares inalámbricos.

El impacto ambiental es bajo, pero no en valor absoluto

Las premisas anteriores nos ayudan a comprender un poco mejor cuál es el escenario más realista que se avecina, a todos los niveles. Partamos del aspecto medioambiental expresado a través de la carga equivalente de CO2 producido. La medida que expresa el impacto sobre el calentamiento global de un determinado producto analizado en todos sus elementos “contaminantes”.

Tomando el escenario planteado por Apple, el que ninguno de los compradores del nuevo iPhone 12 necesitará comprar una fuente de alimentación o un nuevo par de auriculares, encontramos que la nueva política de ahorro de Apple ofrecerá un beneficio en términos de costos reducidos. emisiones de menos del 3% , 2,85% para ser exactos.

Es la propia Apple quien lo consagra en el muy detallado Informe Ambiental que acompaña a su último modelo. El nuevo iPhone 12, dice el documento, tiene una huella ecológica de 70 kg de CO2 equivalente. 2 kg de CO2 menos que el iPhone 11 versión 2019 . Un ahorro casi y exclusivamente por menores costes de transporte por reducción de embalajes (-1%) y mejor eficiencia energética (-3%).

Singular es el hecho de que en términos de producción de dispositivos, el nuevo iPhone es un 4% más impactante que el anterior; esto sugiere que la inserción de antenas 5G y los demás componentes que forman parte del equipamiento del nuevo iPhone pesan en la balanza más que el nuevo empaque ligero y todos los demás beneficios que trae como dote el nuevo dispositivo.

 

 

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas.