icono de whatsapp en iPhone

Estamos siendo testigos de un complejo cambio de postura por parte de las tecnológicas. En los últimos meses asumieron una nueva posición y tomaron decisiones con gran impacto político. Así conocimos las intenciones de Apple y Google en relación a diversas medidas tomadas por el Gobierno indio, vimos también el compromiso que asumió Twitter frente a las declaraciones de Donald Trump. Y hace pocas horas se hizo público que WhatsApp y Facebook, naturalmente, ya no atenderán las solicitudes de información por parte de las agencias policiales de Hong Kong como consecuencia de la nueva ley de seguridad nacional china.

Facebook y WhatsApp ya no atenderán las solicitudes de información por parte de las agencias policiales de Hong Kong…

Las empresas de tecnología siempre han tenido injerencia en las cuestiones sociales. Pero tal vez nos encontremos frente al primer “sinceramiento” de su parte, lo cual podría llevarnos a una Internet muy diferente a la actual.

El Wall Street Journal publicó que la intención de Facebook es no responder a las autoridades hongkonesas las solicitudes de datos de usuarios locales hasta conocer el alcance de la ley china (Recordemos que su denominación es oficial es “Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China“; Reino Unido se la traspasó a China en 1997.).

WhatsApp

“Suspendemos el examen de demandas del gobierno respecto a los datos de los usuarios de Hong Kong mientras se espera una evaluación más en profundidad de la ley sobre seguridad nacional”, informaron desde Facebook.

La ley china de “seguridad nacional” castiga duramente la “subversión, la secesión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras”…

Y agregaron: “Pensamos que la libertad de expresión es un derecho humano fundamental y apoyamos el derecho de las personas a expresarse sin temer por su seguridad y sin tener miedo de otras repercusiones”.

Sin perjuicio del país que se trate, Facebook (y otras empresas tecnológicas) normalmente cumple con las exigencias de los gobiernos en cuanto a pedidos de información (aunque respetando ciertos criterios internos y observando leyes locales y tratados internacionales). Empero en este caso ha tomado una postura que anuncia como prudente, aunque podría dejar expuesto al Gobierno chino en su gestión del territorio hongkonés.
Es que, luego de ser aprobada, una 400 personas resultaron arrestadas -justamente por su aplicación- al llevar a cabo una protesta por los 23 años de la “devolución” de Hong Kong a China. La ley china de “seguridad nacional” castiga duramente la “subversión, la secesión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras”.

“Suspendemos el examen de demandas del gobierno respecto a los datos de los usuarios de Hong Kong mientras se espera una evaluación más en profundidad de la ley sobre seguridad nacional”, informaron desde Facebook…

Paralelamente, autoridades de WhatsApp (también propiedad de Facebook) dijeron que “la confidencialidad nunca ha sido tan importante como ahora, y estamos determinados a suministrar servicios de mensajería privados y seguros a nuestros usuarios en Hong Kong… La gente tiene derecho a mantener una conversación privada en línea”.
¿Asumirán finalmente las tecnológicas su papel social? ¿Se quitarán las máscaras en su participación política? Los próximos meses serán fundamentales.