Lo que necesitas saber acerca de los servidores VPS

La virtualización es la base para que las páginas webs funcionen, sin embargo, su uso se ha expandido a los internautas gracias a las ventajas que ofrece. Aún así, todavía no está muy claro qué es y para qué más sirve.

¿Qué es un VPS?

Es fácil definir lo que es un servidor VPS por sus siglas en inglés. Un Servidor Virtual Privado es una partición virtual de un servidor físico con recursos exclusivos que no se comparten con los demás. Y con cada VPS se obtiene acceso de administrador, con el cual se puede instalar un sistema operativo, tener un panel de control, usuarios, direcciones IP, memoria y archivos independientes.

Este alto grado de libertad para trabajar de forma independiente sin afectar a los otros usuarios se debe a que los VPS ejecutan las aplicaciones de la misma manera que lo hace un servidor dedicado, pero a una escala algo más pequeña. Se obtienen los mismos beneficios en calidad, a pesar de que sean algo menores en cantidad.

Se diferencia del hosting compartido tradicional porque en él los recursos se comparten, y no hay un control completo de lo que sucede en el hosting. Esto es inseguro y puede causar molestias a la hora de administrar los archivos y funciones. En cambio, un VPS es completamente seguro y tienen una calidad de servicio superior.

Cómo funciona exactamente un VPS

Un servidor es una ordenador real donde el proveedor del alojamiento web almacena los archivos que necesitas para tu sitio. De esta manera, envía la información almacenada en la máquina a los visitantes de tu página después de que el navegador haga la solicitud al servidor.

Los proveedores como https://www.evidaliahost.com/ instalan una capa virtual en el sistema operativo del servidor que crea las particiones virtuales. Los usuarios instalan su propio sistema operativo encima del anterior, por lo que no es exactamente igual al que estamos habituados. Unos proveedores tendrán más personalizaciones y limitaciones que otros.

Esto es lo que hace que un VPS sea tanto virtual como privado, y así obtengas un control absoluto sobre su propia partición. Se debe a que está separado de los servidores de otros usuarios a nivel operativo, por lo que es imposible que unos afecten a los otros.

Es muy similar a cómo funcionan las particiones del disco duro de un ordenador. Podrías crear varias e instalar Windows y Linux en todas las que quisieras, sin tener que formatear tu disco duro para ello. De la misma manera, los archivos de cada partición son independientes de los demás.

Ventajas del VPS

La mayoría de las personas optan por alquilar un servidor de hosting compartido, pero  el VPS es mucho más seguro y confiable aunque cueste más. Aún así el precio de un VPS no es elevado, y puedes adquirir planes que se ajustan a tu presupuesto y necesidades.

Como estás utilizando los recursos de un servidor físico real -memoria, velocidad de procesamiento, etcétera-, los valores de estos recursos están garantizados y no varían. Esta estabilidad es importante para que no te veas afectado de forma negativa.

Al ser servidores virtuales separados, no te afecta el estado de los demás. Por ejemplo, los típicos problemas de seguridad que pueda tener un sitio web o los aumentos de tráfico no tienen ningún efecto en tu propio VPS debido a que son particiones diferentes.

Lo bueno de este tipo de servicios es que obtienes acceso de superusuario, por lo que tú mismo administras tu propio servidor. De esta manera, tienes permitido hacer los cambios que creas convenientes sin tener un intermediario o limitaciones.

La privacidad es una de las cosas más valoradas a la hora de alojar cualquier tipo de archivos. El acceso a las bases de datos y los archivos estará bloqueado para los demás usuarios, y lo mismo aplicará para ti.

Por otro lado, este tipo de servicio es muy fácil de escalar. Desde aumentar el espacio en disco que requieras hasta la memoria RAM, el procesador y el ancho de banda. La migración no siempre es necesaria, pero es sencilla de realizar si fuera el caso.