lo que esperamos de watchOS 7

Uno de los grandes beneficios de la tecnología “usable” es justamente una menor interacción con el usuario. La idea es no notar que se encuentra allí. Por lo cual, este tipo de dispositivos generalmente se enfocan en informes, tareas automáticas e inteligencia artificial.

Y dentro de los productos de la manzana, el Apple Watch se coloca como el presente y el futuro de los “wearables”. De hecho, escuchamos casi a diario experiencias de usuarios que se han salvado por tener el reloj puesto. Tal es así, que el medio CNET se ha permitido realizar un compilado de casos con el Apple Watch salvando vidas.

Se trata de cinco historias en las que el reloj inteligente, a través de los datos recolectados o bien mediante el asistente virtual, ha colaborado activamente en el bienestar de la persona.

1. Hace un año, en Kansas, el reloj de Heather Hendershot le avisó que su frecuencia cardíaca estaba por encima de los 120 latidos por minuto. Pero decidió no hacer caso, es que no tenía síntomas. Al día siguiente, debió ser llevado de urgencia a una clínica, donde se le diagnosticó hipertiroidismo.

“No fue hasta que escuché a los médicos… que me di cuenta de lo grave que era toda la situación… No soy alguien que controla su frecuencia cardíaca… no habría podido detectarlo sin el Apple Watch”, dijo.

Cinco historias del Apple Watch salvando vidas…

2. En septiembre de 2019, Jason Saucier (de Orlando, Florida) comenzó a sentirse mal y por ello configuró al Apple Watch para que lo notificara ante cualquier anomalía.

“Tan pronto como me puse el reloj, se oyó un sonido que nunca había escuchado antes”, relató. Ese mismo día visitó al médico y éste le confirmó que “estaba cerca de sufrir un paro cardíaco”.

“Es como una manta de seguridad… es bueno que tenga este reloj para ayudarme a monitorear mi corazón” asegura Saucier sobre el Apple Watch.

En iOSMac:   Apple Watch: Apple colabora en investigaciones para el diagnóstico de COVID-19

Yoga

3. George Kometiani, de Nueva York, se volvió más saludable repentinamente. A los 30 dio un giro y decidió hacer algo por su cuerpo. Para ello visitó a un nutricionista, lo cual -luego de mejorar algunos hábitos negativos- le permitió perder peso (unos 15 kilos). El problema fue que se estancó allí y él pretendía un poco más.

Fue así que se propuso seguir las métricas de “los anillos” y respetar las estrategias propuestas por el reloj. Hizo el esfuerzo de cumplir con los objetivos todos los días. Un año después había perdido casi 50 kilos.

“Realmente me ayudó a comprender cuánto esfuerzo necesitaba poner en mi día”, dijo. Pero agregó que además dejó atrás ronquidos, dolores articulares y de espalda.

Apple

Y el recuento se cierra con dos historias más conocidas. El del accidente automovilístico de Kacie Anderson (utilizó a Siri para pedir ayuda) y el de Toralv Ostvang, que logró ser asistido -estando inconsciente- gracias a la detección de caídas del reloj.

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas.