La transición de hacia los nuevos procesadores de Apple, Apple Silicon con el chip M1, está siendo bastante positiva. Es cierto que aún hay aplicaciones que están en el proceso de ser compatibles con Apple Silicon y M1. Uno de los mayores problemas lo encontramos con la capacidad de poder ejecutar Windows en los Mac con M1. Craig Federighi afirma que únicamente depende de Microsoft que se pueda realizar de forma nativa.

Craig Federighi echa balones fuera la responsabilidad recae sobre Microsoft para ejecutar Windows en los Mac con M1

CrossOver 20 M1

Ahora mismo uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentan los nuevos usuarios de Apple Silicon, es la posibilidad de ejecutar Windows en los Mac con M1 de manera nativa . Al no funcionar Boot Camp, hay que esperar a alguna solución ofrecida por cualquiera de las dos partes. Apple o Microsoft.

Todo apunta que tendrá que ser Microsoft la que de el paso hacia delante porque según palabras del vicepresidente de ingeniería de software, Craig Federighi, el reto de poder conseguir esta compatibilidad recae únicamente en Microsoft:

Depende realmente de Microsoft. Tenemos las tecnologías principales para que lo hagan, para ejecutar su versión ARM de Windows, que a su vez, por supuesto, es compatible con aplicaciones de modo de usuario x86. Pero esa es una decisión que Microsoft tiene que tomar, para llevar a licencia esa tecnología para que los usuarios se ejecuten en estos Macs. Pero los Mac son ciertamente muy capaces de ello.

Mientras tanto podemos utilizar programas como CrossOver o Parallels que ya tienen sus versiones definitivas con las que podremos ejecutar Windows en un Mac con Apple Silicon, M1 y macOS Big Sur. De hecho Federighi mencionó CrossOver como una de las soluciones actuales ahora mismo. Al menos, hasta que Microsoft se decida.

CrossOver es capaz de ejecutar binarios de Windows x86 de 32 y 64 bits bajo una especie de capa de emulación similar a WINE en estos sistemas. Pero el enfoque de emulación de este programa no es tan consistente como lo que hemos disfrutado en el software de virtualización como Parallels o VMWare en Intel Macs, por lo que todavía puede haber problemas que solventar.