Formacion online para ser un experto en estadistica

El brote de coronavirus significó también la explosión del teletrabajo. Es que, aún en cuarentena, el mundo sigue girando y debemos cumplir con nuestras obligaciones. En la presente entrada hablaremos de cómo organizarse efectivamente el “home office” para llegar así a los objetivos propuestos.

1. Separar lo doméstico del trabajo

Sin lugar a dudas, este es el primer paso. Para trabajar desde casa debemos generar un entorno propicio. Lo ideal, un cuarto separado. Pero si no tenemos la suerte de contar con mucho espacio, debemos nosotros confeccionar un ambiente “algo más profesional”.

Un escritorio, aún pequeño, siempre es mejor opción que la mesa del living. Nuestro cerebro asocia lugares con tareas y si quisiéramos trabajar allí o en el dormitorio se nos complicaría mucho más mantener la concentración.

¿Tampoco hay espacio para un escritorio? Tal vez un biombo sea la solución. Lo importante es percibir un ámbito distinto al doméstico.

2. Separar a la familia del trabajo

Otro foco de conflicto es la propia familia. Es normal “chocar” con las personas convivientes. Siempre resulta más tentador interactuar con seres queridos que con tareas mecánicas o aburridas. Es por ello que se tendrán que estipular límites claros: de espacio, de cantidad de horas, etc. Quizá, unos buenos auriculares, sean parte de la solución.

Es fundamental cumplir con las horas proyectadas. El trabajo atrasado puede resultar una pesadilla.

3. Mantener el orden

Puede que este punto aplique a cualquier momento de la vida laboral. No solo refiere al desorden propio de una casa, sino también a la organización de la tarea en sí. Es realmente importante mantener cierto orden en todo lo que respecta al lugar de trabajo.

Solo así es posible “desenchufarse” del trabajo al final del día.

En iOSMac:   Cómo rotar videos en iPhone y iPad (iOS 13 y posteriores)

4. Estar cómodo

Andar en ojotas y pretender a la vez trabajar puede que no sea la mejor idea. Pero tampoco es necesario vestirse de gala. Este punto es muy subjetivo y siempre quedará sujeto además a la interacción que se deba tener con otros trabajadores.

Lo ideal es estar siempre lo más cómodo que se pueda.

5. En serio, estar cómodo

Pasado el tema de la vestimenta, resta hablar de los muebles. Probablemente nuestra espalda chille luego de estar algunas horas frente a la computadora sobre una silla de algarrobo.

Lo ideal es una sillón ergonómico. Pero, a nuestro entender, lo mínimo debería ser una silla cómoda que haya sido pensada para estos fines.

Sea cual sea la decisión, siempre es recomendable pararse durante algunos minutos cada cierto tiempo. Nuestro físico lo agradecerá.

6. Hacer ejercicio

Ya lo dijimos. El teletrabajo no sólo implica no ir a la oficina, sino que también significa no caminar, no viajar, no subir escaleras ni descansar. Si la cuarentena nos obliga a mantenernos en casa, es importante realizar por lo menos ejercicios mínimos. Aunque más no sea en pequeños intervalos.

Decenas de aplicaciones ofrecen rutinas y circuitos de gimnasia incluso sin materiales ni espacio.

7. Mantenerse en contacto

El aislamiento debe ser solo “físico”. Teletrabajar es estar conectado e interactuar con nuestros compañeros regularmente. Chat, redes sociales o redes internas. Es fundamental mantener el trabajo en equipo para que la función general no se resienta.

En fin, estos son solo algunos puntos que nos parecen primordiales para organizar el teletrabajo. Estamos cambiando nuestras maneras de trabajar, y debemos hacerlo con orden para no hacerlo mal o durante más tiempo que el necesario.

Quieres comprar un iPhone, iPad, MacBook o cualquier dispositivo tecnológico al mejor precio, en este canal se publican las mejores ganas y ofertas.